Después de llevar a cabo la resiembra, la semilla deberá recubrirse con una capa fina de arena mezclada con enmienda orgánica, a esta operación se la denomina “recebo” y para ello es necesario hacer uso de una recebadora (también denominada «arenadora»); la recebadora o arenadora nos permitirá retener una mayor cantidad de agua en la parte superficial de la capa de enraizamiento que ayudará a la germinación de las semillas resembradas.

Ir a Arriba